Champollion y la piedra de Roseta


Durante las campañas napoleónicas de Egipto, un oficial francés descubrió una piedra granítica, conocida como piedra de Roseta, con tres tipos de escritura: jeroglífica, demócrita y griega, esta última permitió descifrar la primera, que hasta entonces permanecía en el más absoluto misterio, Jean.Francois Champollion, se hizo con una copia de las inscripciones de la piedra en 1808, como experto helenista comparó los jeroglifos egipcios con el texto griego, comprobó que el nombre de Ptolomeo se repetía, debiendo leerse alfabéticamente, cada jeroglifo representaba una letra diferente y elaboró una lista de símbolos que le permitió leer más nombres, dándose cuenta que los jeroglifos representaban sonidos e ideas concretos. Había descifrado el enigma y en 1822 publicó sus investigaciones. En resumen los jeroglifos se escriben tanto en línea horizontal como vertical y se leen de derecha a izquierda o de izquierda a derecha y de arriba abajo sin dejar espacio alguno entre palabras, aunque los nombres importantes se encerraban en un "catucho". Para saber en qué sentido hay que leer los jeroglifos horizontales hay que fijarse en los signos que representan personas o animales, ya que apuntan siempre hacia el principio. La combinación de ideogramas y fonogramas fue el principal hallazgo de Champollion, ésa era la clave, por ejemplo, el signo representado por un búho no significa lo mismo que representa sino el fonema /m/, cuando un signo equivale a la palabra que representa se le añade una rayita vertical debajo, pero la mayoría de las veces se representan sonidos. A veces dos signos seguidos dan lugar a una nueva palabra como en los jeroglifos de los pasatiempos, combinando dos imágenes para formar una palabra. Posteriormente se avanzó en la pronunciación de las vocales gracias al copto, pero la egiptografía se desarrolló siguiendo básicamente las pautas marcadas por Champollion.
Los restos más antiguos conservados de escritura egipcia se remontan al IV milenio a.C., servían principalmente para registrar las posesiones reales, pero ya en el Imperio Antiguo (2686-2173 a.C.) se pasó a emplear en inscripciones religiosas o conmemorativas en palacios, templos, tumbas, estatuas, amuletos y joyas, estuvo vigente durante más de tres mil años, hasta el 394 d.C. del que datan las ultimas inscipciones de un templo consagrado a la diosa Isis, perdiendose por completo el conocimiento de esta escritura en la era cristiana, aunque durante el periodo grecorromano ya había quedado relegada a la escritura religiosa porque en el siglo VIII a.C. apareció la versión administrativa, o escritura demócrita, en los papiros y en la cerámica popular, el copto empleaba ya carácteres tanto demócritos como griegos.